Consejos de contabilidad para autónomos

contabilidad para autónomos

Consejos de contabilidad para autónomos

Consejos de contabilidad para autónomos
5 (100%) 7 votes

Cuando eres autónomo no hay forma de evitar uno de esos instantes tan temidos, el de poner en orden números y facturas para realizar la contabilidad de la empresa que trimestre tras trimestre la Agencia Tributaria demanda. Pero no debes verlo únicamente como una obligación, sino más bien como algo ventajoso para tu propia empresa. Puesto que es recomendable llevar la contabilidad al día para poder hacerse una idea del estado del negocio. Además si llevas los libros de cuentas al día, tanto registros de ingresos, gastos y otros; tendás mucho camino recorrido a la hora de hacer frente a las obligaciones trimestrales y ahorrarás mucho tiempo en la preparación de toda la documentación que debemos dar. Como asesoría contable en Almería con amplia experiencia a nuestras espaldas, desde Rivera Martínez Abogados queremos ayudarte con la contabilidad de tu negocio. No dejes de leer estos consejos de contabilidad para autónomos.

Recomendaciones para llevar la contabilidad de tu negocio

Pese a la importancia de este trabajo, hay muchos autónomos que dejan de lado la contabilidad de su empresa, con los problemas que eso puede conllevar. Ya que puede quitar demasiado tiempo y en ocasiones tiene una gran dificultad para personas inexpertas.  Pero quiera o no, el autónomo además de esforzarse en su propio trabajo deberá exigirse en el plano gestor, en el cual el contable es uno de los aspectos más relevantes. La mejor solución es dejar este trabajo en manos de abogados y asesores de empresas especializados en este trabajo, aun así, es importante conocer estas pautas generales de contabilidad para autónomos.

Ingresos y gastos de la empresa

En primer lugar es fundamental que lleves un control de los gastos e ingresos de la empresa. En el apartado de ingresos de tu contabilidad tienes que registrar todas las facturas emitidas a los clientes del servicio por las que ingresas unas cantidades referidas a la actividad laboral que desarrollas. Si estás totalmente perdido en estos temas, recuerda que en la factura deben figurar tanto tus datos como los del destinatario, así como las cantidades a cobrar desglosadas en base imponible, IVA e IRPF. Llevar un registro de las cantidades de las facturas resultará muy beneficioso para contabilizar todo lo ingresado y el Impuesto sobre el Valor Añadido generado.

Del mismo modo que ocurre con los ingresos, un trabajador por cuenta propia asimismo debe llevar la cuenta de cuáles son sus gastos como resultado de su actividad laboral. Como es lógico, para generar ingresos se puede necesitar efectuar algún gasto para, por ejemplo, comprar material. Llevar un buen control de estas cantidades te permitirá hacerte una idea sobre si el negocio es rentable.

Tipos de gastos para autónomos

Ante la complejidad de lo que se considera “gastos de los autónomos”, es preciso diferenciar los tipos de gastos.  La Agencia Tributaria nos recuerda que para que un gasto sea deducible debe cumplir con dos características: que tenga relación con la actividad laboral que desarrolles y que estén correctamente justificados; o lo que es exactamente lo mismo, que sean totalmente precisos para el funcionamiento de nuestra actividad.

Es conveniente que los autónomos lleven un registro detallado de todos sus gastos dividiéndolos en función de las características de los mismos: facturas recibidas, gastos generalesbienes de inversión. Las facturas recibidas son todas aquellas que reflejan compras relativas a la actividad de la empresa. Deberán incluir nombre y apellidos o bien razón social del expedidor, número de anotación, fecha, concepto e importe, con separación del I.V.A. soportado.

Se consideran gastos generales de un autónomo todos aquellos de los que no se tiene una factura pero que son compras o gastos relacionados con la actividad laboral. Son exactamente aquellos gastos de los que únicamente hay tique o recibo de compra. Aquí se incluyen comidas, transporte o material de oficina. Eso sí, hay que ser muy cautos a la hora se deducir estos gastos, puesto que es necesario probarlos para evitar penalización por parte de la administración pública.

Por otro lado, en la contabilidad de la empresa también se debe hacer referencia a los bienes de inversión adquiridos por el autónomo. Como bienes de inversión se consideran aquellos que exceden de los 300€ y por lo tanto deben ser amortizados en diferentes periodos de tiempo, con lo que la deducción del IVA de su compra se tendrá que contabilizar del mismo modo durante esos periodos.

Desde Rivera Martínez Abogados confiamos en que conocer estos conceptos de contabilidad para autónomos te resulte útil para tu negocio. Del mismo modo que ponemos a tu entera disposición nuestro servicio de asesoría contable. Puedes ponerte en contacto con nosotros sin compromiso.

 

No Comments

Post A Comment